Tiefkühllogistik: Corona-Auswirkungen treiben Lagerautomatisierung

18. octubre 2021

Logística de ultracongelados: los efectos del coronavirus impulsan la automatización de almacenes

  • El principal motivo para los nuevos proyectos sigue siendo la escasez de mano de obra
  • La sostenibilidad y la digitalización ganan importancia como criterios de decisión

(Marchtrenk, 18 de octubre de 2021) Durante la pandemia de coronavirus, el especialista en intralogística TGW recibió un número cada vez mayor de consultas acerca de la automatización de almacenes de ultracongelados. Sin embargo, la creciente popularidad de los alimentos ultracongelados y la tendencia a cocinar uno mismo no son los motivos principales por los que las empresas inician proyectos de automatización. La razón más importante es la gran escasez de mano de obra que sufre el sector.

Los efectos de la pandemia han provocado que los minoristas del sector alimentario y los proveedores de servicios logísticos se planteen cada vez más la automatización de sus almacenes de ultracongelados, planificando proyectos concretos. Esto es lo que ha venido observando TGW Logistics Group en los últimos meses. «La creciente popularidad de las verduras y las pizzas congeladas entre los consumidores y el hecho de que, durante los periodos de confinamiento, aumentara el número de personas que cocinaba su propia comida, son tendencias que incrementan el rendimiento. Sin embargo, el motivo más importante para poner en marcha proyectos de automatización es la creciente escasez de mano de obra en este sector logístico», subraya Michael Schedlbauer, director industrial del área de alimentación de TGW. Los objetivos de sostenibilidad, el aumento de los costes energéticos y la digitalización también encabezan la lista de las principales razones ofrecidas por las empresas, según lo que ha observado TGW.

Actualmente, las cámaras frigoríficas están bien abastecidas tanto en Estados Unidos como en Europa. Por ejemplo, la Asociación de Empresas Alemanas de Almacenamiento en Frío y Logística Refrigerada (Verband Deutscher Kühlhäuser und Kühllogistikunternehmen - VDKL) informa de que, en 2020, las cámaras frigoríficas de sus miembros estuvieron un 1,3 % más llenas que en el año 2019, con una explotación media total del 81,4 % (frente al 80,1 % del año anterior) y, en general, tan llenas como hace 18 años.

La escasez de mano de obra como motor de la automatización

El mayor desafío dentro del sector son las duras condiciones de trabajo a -25 grados centígrados o incluso menos. Los trabajadores de los almacenes prefieren puestos de trabajo en centros de distribución no refrigerados, a pesar de que, en muchos países, disfrutan de pausas periódicas de calentamiento y también de compensaciones reguladas legalmente por su trabajo. «Hay instalaciones en Europa Occidental en las que prácticamente solo hay trabajadores de Ucrania u otros países de Europa del Este», explica Schedlbauer. Encontrar, formar y mantener a nuevos empleados cuesta mucho tiempo y dinero a las empresas. Sin embargo, el ejemplo de negocio con un almacén frigorífico manual es mucho peor en comparación con una instalación no refrigerada. «Por ello, la inversión en proyectos de automatización es aún más rentable en este sector logístico que en otros», subraya Schedlbauer, experto en comercio minorista.

Arbeitskräftemangel als Automatisierungstreiber

Ahorro de hasta dos tercios de los costes energéticos

La inversión en instalaciones automatizadas se relativiza cuando las empresas analizan el coste total de propiedad (total cost of ownership). Con un almacén automatizado, diseñado para ser mucho más compacto que una solución manual, se pueden ahorrar hasta dos tercios de los costes energéticos. Además, los datos de TGW demuestran que la productividad puede casi duplicarse y la calidad del proceso aumentar considerablemente.

También se puede conseguir un elevado ahorro energético y una reducción de emisiones si las empresas centralizan varias instalaciones de distribución. COOP, por ejemplo, un cliente de TGW en Suiza, fusionó tres centros de distribución en una sola instalación en Schafisheim. El resultado: esta empresa suiza ahorra actualmente hasta 10 000 toneladas de dióxido de carbono al año gracias a su cadena de suministro optimizada. «Muchas empresas se han fijado unos objetivos de sostenibilidad ambiciosos y, para alcanzarlos, necesitan recurrir a la automatización. La internalización de la logística y la centralización también serán dos tendencias importantes en el futuro», predice Schedlbauer.

El aumento de las expectativas de los clientes también está impulsando la automatización y digitalización de las empresas minoristas y sus proveedores de servicios logísticos. Cada vez más consumidores desean saber de dónde proceden los productos que se ofrecen y cómo es la cadena de suministro. Por ello, las empresas alimentarias y los minoristas más innovadores ofrecen un seguimiento digital de toda la cadena de suministro, por ejemplo, del pescado, desde el cortador hasta el estante del congelador. «La trazabilidad continua también es posible gracias a las soluciones de software utilizadas en los almacenes automatizados», explica Schedlbauer. 

Inversiones a largo plazo en estructuras de almacenamiento automatizadas

TGW prevé que, en el futuro, más empresas e inversores apostarán por los almacenes frigoríficos automatizados. Un ejemplo de ello es NewCold, cliente de TGW. «Por un lado, los costes de capital son bajos actualmente. Y por otro, independientemente de la pandemia, siempre se puede afirmar que la comida y la bebida no pueden faltar. Por ello, las inversiones a largo plazo en estructuras de almacenamiento nuevas y automatizadas prometen también una rentabilidad segura», concluye Schedlbauer, experto en comercio minorista.

langfristige Investments in automatisierte Lagerstrukturen.
Explore TGW